La adoración no solo tiene que ver con música, sino que con una postura de corazón, un espacio donde Dios se deleita y se manifiesta con su presencia. Creemos que es en un ambiente donde el Espíritu Santo habita y por ende el Reino de Dios se manifiesta con todas sus cualidades.